15 enero 2020
admin
Uncategorized

Invitaciones de boda – todo lo que debéis saber antes de convocar a vuestros invitados

Las invitaciones para algunos son clave a la hora de los preparativos de boda.

Además de la información básica sobre dónde y cuándo se celebra la boda y la recepción, las invitaciones pueden proyectar el tema de boda y la paleta de colores que han seleccionado los Novios.

El mercado polaco tiene una gran oferta de invitaciones, desde las impresas hasta las de acrílico, pero ¿por dónde empezar a la hora de elegirlas?

Tema y colores

Las invitaciones pueden servir perfectamente para transmitir el tema de la boda. Elegidlas solo una vez hayáis tomado la decisión en cuanto al lugar de boda y otros elementos clave. Por supuesto, merece la pena ser discreto y no contarlo todo de antemano, conviene guardarse alguna sorpresa para el día de vuestra boda.

Con respecto al estilo de las invitaciones hay plena libertad. Tanto si nos referimos a los tonos – desde un prudente beige hasta el más llamativo de los rosas – como a los temas – florales, con motivos dorados o mármol. Si todavía no habéis seleccionado el tema también podéis optar por plasmar en las invitaciones como sois, vuestras pasiones, algo que os describa.

Otra cosa en la que es necesario pensar es el material que se usará para la invitación. Puede que os decantéis por un clásico y elegante papel en sobre o quizá os atreváis con algo más extravagante y moderno. Ahora mismo están muy de moda las invitaciones tradicionales envueltas en papel seda y acabadas con sello de cera, lo cual aporta un carácter decorativo.

Viendo la importancia de cuidar el medioambiente os proponemos considerar el uso de papel reciclado, pero si quisierais ser todavía más ecológicos y fieles al movimiento zero waste, podéis decidiros por invitaciones electrónicas. Aunque la etiqueta clásica todavía no contempla envíos electrónicos creo que merece la pena considerar esta opción por el bien de nuestro planeta. Hay que tener en cuenta que, sobre todo a los invitados más mayores, los que no se mueven muy bien en el mundo de ordenadores, les haría falta mandar invitaciones impresas independientemente de la decisión que tomemos sobre las demás.

¿Qué se debería incluir en las invitaciones?

Lo imprescindible es por supuesto incluir el lugar y fecha de la boda y la recepción. Hace falta decidir también si preferís poner que los que invitan sois solo vosotros o vosotros con vuestros padres. Tradicionalmente, dado que a menudo eran los padres los que cubrían los gastos de una boda, siendo los Novios todavía demasiado jóvenes para poder hacerlo por su propia cuenta, se solía incluir a los padres como los anfitriones aparte de la pareja. Hoy en día cuando los novios se deciden a decirse “sí, quiero” ya son capaces de desembolsar la totalidad del coste de su boda, por lo que deciden no incluir a sus padres en las invitaciones. A los padres se los incluye también cuando invitan a sus propios invitados o cuando se les quiere honrarlos.

La decisión es vuestra, pero creemos que es mejor incluir en las invitaciones solo a los Novios ya que el día es suyo.

Además, merece la pena añadir lo siguiente:

La fecha hasta la que se pide confirmar la asistencia junto con el contacto que usar para ello

Si preferís flores u otro tipo de detalle – vino, donativos para una causa benéfica que habéis seleccionado, libros, etc.

Si preferís un regalo o dinero.

Existen maneras alternativas de transmitir que optamos por dinero, como representaciones gráficas que resultarían más sutiles que un texto directo. Os sugerimos evitar textos rimados ya que estos podrían resultar demasiado infantiles.

Si prevéis la posibilidad de pernoctación para los invitados

Se puede también incluir la petición para que los invitados nos informen sobre sus alergias o preferencias alimenticias para tener el conocimiento sobre ello a la hora de elegir las opciones del menú.

¿Cómo escribir las invitaciones?

Desde siempre el método más elegante ha sido escribirlos manualmente e individualmente por nombres y apellidos. Si vuestra letra nos es lo suficientemente bonita merece la pena contratar el servicio de caligrafía. Sin embargo, si vais más justos de presupuesto las imprentas podrán personalizarlas adecuadamente.

Por lo que concierne al texto antes se escribe el nombre de pila o nombre y apellido de la mujer invitada, siempre antes del de hombre incluyendo las situaciones en las que el hombre es la persona invitada principal de la pareja. Si invitáis a una familia entera los nombres de los niños se ponen después de los nombres de los padres o se puede añadir “con niños”.

Si todavía no sabemos con quién asistirá uno de nuestros invitados podemos poner “con acompañante”. Lo ideal sería conocer el nombre y apellido de la persona antes de día de boda para poder usarlo para indicarle su sitio en la mesa durante la cena.

¿Cuándo se mandan las invitaciones?

Las invitaciones se mandan con 6-8 semanas de antelación. Si nuestra boda se celebra durante el periodo de vacaciones o puentes merece la pena hacerlo más temprano, hasta 3 meses antes de la boda. Si planificamos la boda con poca antelación y todavía estamos esperando a que las invitaciones estén impresas merece la pena avisar a nuestros invitados de manera no oficial para que reserven la fecha para nuestro evento.

¿Es preciso entregar las invitaciones a todos los invitados personalmente?

Según la tradición las invitaciones las debemos entregar personalmente a los familiares más cercanos – padres, abuelos, padrinos, hermanos. Si tenéis el tiempo y la posibilidad podéis hacerlo con más invitados acordando una cita con ellos, pero si no es el caso se pueden mandar por el correo perfectamente.

¡Manos a la obra!

najnowsze na instagramie

#weselnesprawy_weddings